Inicio de sesión de usuario

En línea
En este momento hay 0 usuarios y 5 invitados en línea.

Últimos Comentarios

Alrededor de Luis Alberto de Cuenca

Alrededor de Luis Alberto de Cuenca

“Las penas arden en el pecho / con llamaradas más profundas / que las del sol de mediodía”. Así concluye uno de los poemas más hermosos de La vida en llamas (Visor), el último libro de Luis Alberto de Cuenca, que vuelve a explorar esos continentes sumergidos, atlántidas de secreto dolor donde se agazapa la belleza, un tema que nuestro poeta ya había merodeado en anteriores entregas. Luis Alberto de Cuenca no gusta de los desgarros jeremíacos; pero bajo la fachada aparentemente risueña de sus versos se desliza, como un oro sombrío, una brisa de sufrimiento y desolación, el aleteo de una pesadilla que nos lanza su arañazo, para después recogerse en la guarida de un humor estoico y mordaz a partes iguales. La poesía de Luis Alberto de Cuenca presenta una superficie quieta y apacible como un estanque, pero basta asomarse a sus aguas para descubrir que esconde reflujos y mareas altas, tempestades y arrecifes pavorosos, faunas abisales y carnívoras que muerden sin piedad, antes de entregar el tesoro que custodian. Como esos bajorrelieves asirios que el poeta celebra en otro pasaje del libro, los poemas de Luis Alberto de Cuenca esconden un tumulto de pasiones terribles, crudelísimas, un hervor de sangre y de miedo que se aplaca en la medida exacta de cada verso. La vida en llamas semeja a simple vista una estancia de pacífica felicidad hogareña; pero basta girar el picaporte de su puerta para que el lector se halle al borde del cráter, fatalmente invocado por su magma, fatalmente atraído por la pujanza de un abismo incandescente que se abre a sus pies.

Luis Alberto de Cuenca, que entre bromas y veras nos ha llevado de la mano por esos infiernos subterráneos que abrasan el corazón del hombre, conduce su libro hacia un desenlace donde el incendio se aquieta y hace rescoldo, para cobijarse en el corazón de la amada. En los últimos poemas de La vida en llamas vuelve a mostrarse la acendrada veta amatoria del poeta, y también su afilada y saludable ironía, como en esa joya titulada “Political incorrectness”:


Resultado de Votos
Puntuación: 0.0, Votos: 0
 [publicar esta ficha en mi blog] [en un foro] [compartir en facebook]
Pon esta ficha en Sedice.com:
[leelibros.com:A114831]#
[leelibros.com:B114831]#
[leelibros.com:C114831]#
Nebulos | 2011-07-03 19:54 |  Comentario

“Ya nada puedo hacer para evitarme el sofoco de ver impresas las generosas y desmesuradas aportaciones que se dan cita en este volumen. Bueno, sí puedo, y voy a hacer, algo que rebaje y mitigue mi bochorno: agradecer, muy de verdad, los textos reunidos por Javier y consagrados a mi humilde persona; decir al recopilador y a los más de cien recopilados que estoy en deuda con ellos, y last, pero no least, congratularme de que me pasen estas cosas estando vivo, porque muerto no tendría tanta gracia”, estas letras del homenajeado, Luis Alberto de Cuenca, escritas en junio de 2010, avisan al lector de lo que va a encontrar en las 260 páginas siguientes y le preparan para disfrutar de un personaje que los amantes de la poesía estamos reivindicando, pero no sólo nosotros.
El libro está dividido en tres partes: Trabajos críticos sobre la obra de Luis Alberto de Cuenca, Otros intelectuales opinan sobre Luis Alberto de Cuenca y Ficha biobiográfica de Luis Alberto de Cuenca, un oportuno colofón, ésta última, a un libro que tuvo su nacimiento en Internet, tendencia que parece va a llevar a la edición en los próximos años, aunque los amantes del papel no puedan evitar, como en el caso que nos ocupa, tener todo ese material subido a “la nube”, en un libro que se pueda tocar y oler.
Espero que Javier Vázquez me perdone la osadía, pero la primera parte me pareció muy pesada, demasiado, y no fue hasta que entré en “Otros intelectuales opinan...” cuando la lectura del presente libro me pareció una festiva cascada de anécdotas, poemas, semblanzas y demás, algunas de las cuales, por sí solas, merecen leer este libro dedicado a un poeta necesario en este atormentado principio de siglo, como apunta Eugenia Rico.
El contenido del libro, y su origen, los textos publicados en “la nube” de Internet, no puede tratarse simplemente de una retahíla de simpatías, por que aquí se han publicado cien testimonios, pero ya nos avisa el antólogo que podrían haber sido doscientos, o trescientos, o miles, y para que tantas y tan diferentes personas coincidan en que estamos ante un precursor en la poesía española de finales del XX, que sería mezquino no reconocerlo, lo difícil de clasificar de su poesía de línea clara, su lenguaje poético transparente, coloquial, cotidiano y de fácil acceso para el lector, original, irónico, cazador perspicaz de la miseria humana, poco sectario... en fin, podría estar poniendo ejemplos que harían interminable este comentario, y lo que pretendemos es que el desconocido lector o lectora de comentario se acerque al personaje, al hombre- amigo de sus amigos-, al magnífico y ameno conversador y descubra más de cien facetas diferentes de su obra.
Y si tuviese que quedarme con alguna parte, releería una y mil veces los textos de Eloy Sánchez Rosillo y de Félix Grande.

Inicie sesión para enviar comentarios
Buscar

Estadísticas

Fichas Libros:8791
(Total Ediciones):11580
Fichas Películas:3964
Fichas Anime:472
Fichas Cómics:870

Total Fichas: 14097
Total Usuarios: 14856
Comentarios: 10235