Inicio de sesión de usuario

En línea
En este momento hay 0 usuarios y 13 invitados en línea.

Últimos Comentarios

Ladrones de Atlántida

Ladrones de Atlántida

Ladrones de Atlántida(0/10)


Título original: Ladrones de Atlántida
Autor: José Ángel Muriel González
Género: Novela Histórica
Saga:
Año Copyright: 2005
Premios:

Cuando el joven egipcio Weni Imhotep desembarca en Manu, una isla legendaria en medio del Océano Atlántico, sólo es capaz de imaginar maravillas acerca de la civilización que la habita. No puede adivinar entonces las tribulaciones que tendrá que afrontar durante su accidentada estancia. Las circunstancias harán que finalmente, por gratitud y por amistad, se alíe con un singular grupo de ladrones. Al llegar, le embarga el entusiasmo por conocer la cultura nativa y disfrutar del esplendor y el bienestar que reinan en aquellas tierras, pero no tardará en vislumbrar su decadencia y en percatarse de que en todas partes crece la hierba de la controversia y medra la podredumbre.

Ladrones de Atlántida
(0/10)
Autor: José Ángel Muriel González
Editorial / Colección: Ediciones C&M
Género: Novela Histórica
Edición: Rústica
Año Publicación: 2007


Resultado de Votos
Puntuación: 0.0, Votos: 0
 [publicar esta ficha en mi blog] [en un foro] [compartir en facebook]
Pon esta ficha en Sedice.com:
[leelibros.com:A60739]#
[leelibros.com:B60739]#
[leelibros.com:C60739]#
Nebulos | 2008-04-13 07:26 |  Comentario

Existe un mito particularmente famoso, relacionado con el hundimiento de todo un continente en las profundidades del océano: el Imperio Perdido de Atlantis, aparecido por vez primera en los Diálogos de Platón. Un mito que ha levantado el interés de la humanidad desde aquellos primeros tiempos del pensador griego, quien habla de Atlantis como un imperio enormemente rico y avanzado, y que una serie de terribles terremotos e inundaciones provocaron el hundimiento de Atlantis, la isla principal, bajo el mar “en un solo día y una sola noche de horror”. Platón apuntó que los monarcas de Atlantis, henchidos de orgullo, habían dejado de cumplir las leyes divinas, y que Zeus (era lógico en el pensamiento de Platón), decidió condenarla.
Este mito es uno de los que más expectación ha generado a lo largo de los siglos, despertando la curiosidad de más de un historiador, convencido de su existencia. Si al interés que despierta la Atlántida le sumamos el entusiasmo por el Egipto antiguo, encontraremos una fórmula de éxito con la cual se ha atrevido el sevillano José Ángel Muriel en su primera novela, en su opus primum, como oportunamente nombraba a la primera obra de un autor mi admirado amigo Luis Alberto de Cuenca.
Un ingrediente más une José Ángel Muriel a su novela: el inequivocable ambiente de las novelas de aventuras, esas narraciones que desde Julio Verne, desde Jack London y, como él mismo apunta, desde Henry Rider Haggard, nos atraen. Tal es así que, en un momento de la lectura de esta novela, más concretamente, en la página 70, apunté que estaba leyendo un libro de viajes. El autor se recrea en la naturaleza de Manu, la gran isla del extraño mundo al que llega Weni Imhotep y con el cual, su Egipto natal, tiene esporádicas relaciones comerciales, controladas para impedir lo que finalmente ocurre, que Weni desembarque y eluda los controles para introducirse en la ciudad Thool, con la humana intención de conocer más. Sus planes iniciales se verán rotos por las circunstancias y no podrá acudir a la cita para regresar a Kemet.
Comienza entonces una aventura que le unirá a Edda y a Wilk, y poco después a Kadham, una especie de hijo de los gobernantes de la isla, que Weni conocerá muy bien por ser la encarnación de sus propios dioses. La soberbia de éstos, como apuntó Platón, les llevaría a despreciar a sus súbditos y abocarlos a demostrarles que podían robar la joya más preciada del reino y, con ella, poner en peligro toda Manu.
Con maestría, el autor nos conduce por un mundo que nunca existió, pero que debería haber existido, como decía Lin Carter, lleno de densas y asfixiantes selvas primigenias, inmensas montañas y mares transparentes, aunque tormentosos y que exigían de los hombres hasta el último hálito para doblegarlos; en el que las ciudades brillan con un esplendor imperial que nosotros, hombres y mujeres del siglo XX, ni alcanzamos a imaginar, para abocarnos a un apoteósico final que traerá recuerdos de Independence Day, y un epílogo digno de Robert E. Howard cuando escribió su relato La Era Hyboria.
José Ángel Muriel González ha escrito una apasionante aventura, que enlaza la mitología del antiguo Egipto con la Atlántica y, ésta, con Ci Uthan y Can Pech, en el Yucatán. Por cierto, no se me ha olvidado la cacería en la isla Lea Aztli, pero creo que el lector disfrutará leyendo lo que los protagonistas encuentran en ella.

Inicie sesión para enviar comentarios
Buscar

Estadísticas

Fichas Libros:9304
(Total Ediciones):12620
Fichas Películas:3964
Fichas Anime:472
Fichas Cómics:870